LA SANDÍA: QUÍMICA, VIAGRA Y EXPLOSIONES

 Jesús Serrano del Fresno

Ahora que ha comenzado a apretar el calor y a dispararse el termómetro, apetece mucho tomar comidas que nos refresquen. Una de ellas, de las primeras que se nos suelen venir a la mente, es la sandía. En las siguientes líneas vamos a destripar la química que contiene esta fruta. ¡Buen provecho!

La sandía es el fruto de la sandiera, planta trepadora y rastrera de la familia de las cucurbitáceas, de flores amarillas y grandes.

Planta de la sandía

La sandía tiene origen africano. Empezó a cultivarse hace 3.500 años en el valle del Nilo. Existen más de cincuenta variedades de sandía, clasificadas en función de su forma, colores de pulpa y piel, peso, período de maduración, etc. Genéticamente existen dos tipos de sandías:

Sandías diploides: son las cultivadas tradicionalmente, con semillas leñosas y oscuras, tienen cáscara de color verde oscuro.

Sandías triploides: tienen semillas tiernas de color blanco cuya presencia apenas se nota. Tienen la corteza verde clara con rayas verdes oscuras, su pulpa puede ser de color rojo o amarillo.

La sandía es la fruta que mayor cantidad de agua contiene (95% de su peso), por lo que no aporta muchos nutrientes, aunque presenta cantidades importantes de varias vitaminas y minerales.

Sandias

Lo más destacable en su composición es su contenido en carotenoides (luteína y licopeno), entre los que destaca el licopeno, ya que se encuentra en una elevada cantidad, incluso más que en el tomate, con unos 72 microgramos por gramo, mientras que el tomate contiene unos 42. Se ha relacionado el consumo de licopeno con un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol en sangre (por disminución de la síntesis de colesterol endógeno, que es aquel sintetizado por nuestro propio organismo) e inhibe la oxidación del LDL-colesterol. El licopeno también está asociado con cierta actividad anticancerígena.

Molécula de licopeno

Su alto contenido en agua hace que los riñones funcionen mejor, facilitando la eliminación de sustancias de desecho y toxinas. Sus semillas contienen una importante cantidad de vitamina E.

COLOR Y OLOR DE LA SANDÍA

A pesar de que hay variedades de sandías que no presentan esta coloración, la más populares son aquellas de color rojizo. Este color se debe a la presencia del licopeno, que hemos comentado anteriormente.

El causante del aroma característico de la sandía ha sido ampliamente estudiado debido a la dificultad de reproducirlo artificialmente. Estudios iniciales atribuyeron dicho olor a un alcohol, el (Z,Z)-3,6-nonadien-1-ol, por su relativamente alta concentración. Actualmente es sabido que el principal contribuyente del aroma de la sandía no es dicho alcohol, si no su aldehído, el (Z,Z)-3,6-nonadienal.

(Z, Z)-3, 6-Nonadienal
(Z, Z)-3, 6-Nonadienal

También contribuyen en menor medida otros aldehídos, como el (Z)-3-hexenal, responsable también del olor a hierba recién cortada. Esta confusión inicial entre alcoholes y aldehídos se debía a que, durante el almacenamiento de las muestras durante largo tiempo, estas sufrían oxidación enzimática.

(Z)-3-Hexenal
(Z)-3-Hexenal

¿LA VIAGRA NATURAL?

En muchos lugares puede leerse sobre los efectos similares a los de la famosa pastillita azul que tiene la sandía, ¿a qué se debe esta afirmación y qué tiene de realidad?

Sandía y Viagra

Los defensores de esta teoría la justifican de la siguiente manera: la sandía contiene una cantidad considerable de citrulina, que se metaboliza a arginina. La arginina participa en la síntesis de óxido nítrico, relacionado con la dilatación de los vasos sanguíneos, ya que éste aumenta los niveles de guanosín monofosfato cíclico (cGMP).

La Viagra funciona descomponiendo la enzima fosfodiesterasa 5, que se encarga de reducir la concentración de cGMP. La sandía no influye en esta enzima, por lo que el efecto Viagra de la sandía no es más que un mito. Además, si fuera cierto habría que comer ingentes cantidades de sandía para conseguir el efecto deseado.

Guanosín monofosfato cíclico
Guanosín monofosfato cíclico

SANDÍAS EXPLOSIVAS

Sandías explosivas

En 2011, apareció la noticia de que en China varías hectáreas de cultivo de sandía estallaron. Este efecto se debió al abuso de un fertilizante, el forchlorfenuron, combinado con su empleo en la temporada lluviosa.

Forchlorfenuron
Forchlorfenuron

SI TE HA GUSTADO, PUEDES AYUDAR A DIFUNDIR ESTA ENTRADA A TRAVÉS DE:

Menéame Divúlgame Bitácoras Bloguers

 

REFERENCIAS

Sandía. Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Gobierno de España.

The Chemistry of Watermelons: Colour, Aroma, & Explosions. Compound Interest.


Nota del autor: esta entrada participa en la LVIII Edición del Carnaval de Química, Edición Cerio, acogida en el blog Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión, de @Ununcuadio.

logo carnaval quimica


Anuncios

3 thoughts on “LA SANDÍA: QUÍMICA, VIAGRA Y EXPLOSIONES

  1. ¡Qué chulo! Y me ha encantado que desmontaras el tema de la Viagra 😉 Gracias por participar en el Carnaval y además adecuándote a la temática con un tema muy fresquito y veraniego 🙂 No comeré sandía de la misma manera (y menos después de ver que en China revientan como cuando los de Hablando de Ciencia las rellenan de nitrógeno líquido jajajaja)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s